Ser emprendedor requiere mucho esfuerzo y muchas veces, lo difícil de emprender un proyecto propio, es encontrar a la persona adecuada para hacerlo. En el caso de Belcha la historia fue al revés. 
Somos Natalia y Fede, novios, que cuando nos conocimos decidimos unir nuestros talentos para crear Belcha
Natalia, diseñadora de indumentaria, tenía un local del rubro. Fede, diseñador grafico, trabajaba para una agencia pero ambos largamos todo y apostamos a nuestro propio emprendimiento.
Belcha significa "Negra" en Vasco y era el nombre mi perra (Fede) cuando era chiquito.
Pero hoy Belcha es mucho más que eso; hoy es una marca de carteras con diseño y producción propia, 3 años en el mercado y con más de 100 puntos de venta en todo el pais.